Adaptabilidad: esa habilidad que necesitas para ser exitoso en el siglo XXI.

Facebook

Facebook
Instagram
LinkedIn

RSS
Google+

Se requieren de muchas cosas para ser exitoso en nuestros días, tanto en el plano personal, como el profesional, pero la adaptabilidad es la habilidad que sobresale por encima de todas.

Conforme uno va completando etapas en su vida y madura laboral/personalmente se da cuenta que la competencia en cualquier sector es dura. Evidentemente si sigues la estrategia de los océanos azules de ir en un nicho de mercado poco explotado te costara menos sobresalir, pero al avanzar, tarde o temprano te toparas con que necesitas tener un factor diferencial importante sobre los otros. Y esa habilidad imprescindible es la adaptabilidad.

La adaptabilidad es la habilidad suprema por excelencia en nuestros días. Si tu jefe te cambia de departamento o te invita a hacer una colaboración con otro compañero, si el mercado de un día a otro hace una disrupción en parte de tus procesos que estabas acostumbrado a hacer de forma sistemática, si eres una persona introvertida pero tienes que mostrar tus resultados en la junta mensual. La adaptabilidad no es una opción, es una obligación. En el mundo laboral tal y como en el mundo animal, no hay tiempo para detenerse, sino te adaptas mueres.

Lo mejor de la adaptabilidad es que no solo te ayudara en el campo laboral, prácticamente en cualquier área de tu vida la puedes aplicar de forma ganadora. Te contaré ahora sobre la adaptabilidad en las habilidades sociales.

Si tú quieres conquistar a una chica, no puedes quedarte de forma estática, con tus creencias y tu forma típica de comportarte, tienes que adaptarte. Ser un camaleón social, moldearte de acuerdo a la situación y a la persona que tengas en frente (te recomendaría mucho escuchar el podcast “Be a social camaleon” de Tai López sobre este tema).

Supongamos que sales en una cita y ella te dice “a mí me gusta fumar marihuana”, pero a ti siempre te han enseñado que es malo, así normalmente en ese escenario sacas tus prejuicios a flote y terminas mal las conversaciones, pero en esta ocasión te adaptas, la dejas hablar de lo bien que se siente cuando lo hace, de cómo se desconecta del mundo, de lo bien que su creatividad fluye en esos momentos. ¿Sabes que pasará?, generarás una conexión emocional mucho más intensa que si simplemente lo hubieras satanizado o descartado de primeras.

“Sé agua, amigo mío”.

La adaptación es la clave en la vida, incluso la naturaleza misma nos da lecciones de adaptación frente a nuestros ojos. El mar independientemente de la superficie con la que se tope siempre fluye y se adapta a la forma de lo que lo trata de bloquear, no lo destruye, ni lo repele. Bien dijo Bruce Lee sabiamente “Sé agua, amigo mío”.

Facebook

Facebook
Instagram
LinkedIn

RSS
Google+