El poder de elección de nuestra generación.

Facebook

Facebook
Instagram
LinkedIn

RSS
Google+

Aunque por momentos no lo parezca hemos nacido en una gran época, especialmente si lo vemos enfocándonos en el aspecto de las relaciones sentimentales.

A las generaciones de nuestros padres y abuelos, les tocó una época que había momentos puntuales en los que se tenían que hacer las cosas (casarse, tener hijos, independizarse, etc.) y si no se hacía había muchísima presión social por encargarse de que así fuera, te hacían sentirte como el bicho raro, el que por una tonta rebeldía no respetaba las reglas que eran lo mejor para todos. Y ello desafortunadamente tenía un precio, un precio alto que muchos no apreciaban al momento:

  • Divorcios.
  • Infidelidades.
  • Bebés de padres ajenos.
  • Situaciones económicas insostenibles.
  • Niños con problemas psicológicos, etc.
    elegir un camino

Afortunadamente para nuestra generación hay la posibilidad de elegir nuestro camino más adecuado, Si te gustan muchas mujeres o tienes miedo al compromiso puedes permanecer el tiempo que quieras en la soltería, si detestas los niños o simplemente no deseas tener hijos en este mundo tan caótico puedes elegir no tener hijos y vivir con tu pareja únicamente, si eres muy enamoradizo puedes casarte prontamente con tu alma gemela, si quieres esperar el momento oportuno para casarte (más de 25, más de 30, 40, etc.) y tener hijos lo puedes hacer, si tuviste un traspié y quedaste “embarazado” y deseas tener el hijo y casarte, y por último tener la posibilidad de una REM (Relaciones Estables Múltiples). Todas estas opciones son posibles en esta maravillosa época, una época en la que la globalización nos ha hecho más humanos, más empáticos con el vecino, llámese país(es), ciudad, comunidad, vecindario. Una época que nos ha dado la posibilidad de abrir nuestra mente a ideologías tan  variadas y exóticas como nuestro criterio de valores y personalidad sea capaz de aceptar y abrazar.

vivir en parejacasarse

Y lo dice alguien que ha sido educado y formado bajo la religión católica, alguien que no entendía las posturas tan radicales de pensar sobre temáticas como el amor y el sexo. Alguien que cree que la religión no merece poseer esa parte tan personal e inherente a cada persona.

Tenemos que dejarnos de limitar y pensar de una forma tan básica en estas temáticas, y ver cual tipo de relación encaja mejor con nuestra personalidad y estilo de vida. Como dice uno de mis mentores Aaron Benítez establecer un nouveau contract sexuel.

Que no te engañen tus padres y familiares que sólo hay una alternativa válida (casarse y tener hijos), todas son respetables y puedes ser igual de feliz en todas si así te lo propones. Aquí en México hay un dicho que menciona que somos como cangrejos, cuando uno está a punto de salir de la cubeta lo bajan los demás. Pues bien en este caso los “cangrejos” son nuestros familiares, quieren bajarte de la posibilidad de vivir una vida plena con opciones infinitas de disfrutar y privarte de algo que ellos nunca tuvieron…La posibilidad de elegir.

Quiero estar al día de todas las novedades del blog.






Facebook

Facebook
Instagram
LinkedIn

RSS
Google+