La Dependencia tecnológica tiene cada día más víctimas.

Facebook

Facebook
Instagram
LinkedIn

RSS
Google+

La dependencia tecnológica es sin duda alguna el mal generalizado de nuestra época que provoca sin darnos cuenta muchos problemas.

Conforme avanza la tecnología humana cada vez se facilitan más muchísimos procesos y actividades de nuestra vida diaria, lo que por supuesto resulta algo benéfico para el progreso global de la humanidad, pero desafortunadamente siempre hay un lado obscuro de las cosas y la tecnología no es la excepción.

La dependencia tecnológica ataca de forma indiscriminada a todas partes del mundo y todavía en mayor proporción a los países desarrollados. Personalmente me marcó una experiencia que tuve en Nueva York, estaba caminando por los alrededores de la quinta avenida maravillándome por los edificios, el bullicio de gente y los espectaculares cuando de repente volteo a ver a la gente que iba caminando en ese tramo de la calle y lo que vi me sorprendió. Todas, literalmente todas las personas que estaban en esa calle iban viendo el celular y con los audífonos puestos, encerrados en su mundo de tecnología. Ahora seguramente me contestarían “que tiene de malo, seguramente estaban contestando cosas del trabajo”, “ya no se puede escuchar música tranquilamente en la calle porque te tachan de x forma”, pero ese no es el punto, el punto es que esas personas parecían abducidas, si hubiera habido un accidente, un coche pasando muy deprisa, etc. ni se hubieran enterado, y eso no está bien.

Las redes sociales irónicamente hablan de conectar a la gente, de establecer comunidades cuando justamente es lo contrario, promueven la dependencia tecnológica, gente aislada que muchos de sus amigos son artificiales, gente que se juzga únicamente por números, por selfies, por fotos de esto y aquello, gente que se compara con celebridades y millonarios y creen que su vida es una mierda. Entre toda esa combinación de cosas la gente se olvida de disfrutar del momento y aumenta su depresión (no por nada es la época con más suicidios en toda la historia).

Es por todo ello que les propongo un experimento, durante toda una semana:

  • No utilicen Facebook.
  • Tampoco Twitter.
  • Ni Instagram.
  • Ni Snapchat.

Y me cuentan como les va; lo que si les puedo adelantar es que van a sentir una felicidad y una disminución de estrés que les recordara a esos años dorados de la infancia, en lo que lo verdaderamente importante era disfrutar del momento y ser feliz.

Por último les dejo un vídeo que cambio mi vida sobre el poder de aprovechar cada segundo de nuestras vidas y las posibilidades infinitas que el destino nos ofrece si estamos despiertos.

¿Te has sentido víctima de la dependencia tecnológica? ¿exagere o es acertada mi postura? ¿las redes sociales acercan o aíslan?, dime lo que piensas aquí abajito en los comentarios 🙂

Quiero estar al día de todas las novedades del blog.






Facebook

Facebook
Instagram
LinkedIn

RSS
Google+