La importancia de las emociones.

Facebook

Facebook
Instagram
LinkedIn

RSS
Google+

Todas las emociones son importantes para el cuerpo y el que te diga que tienes que estar siempre alegre/positivo porque son las emociones que más nos convienen, probablemente te está mintiendo.

En el transcurso de mi vida me he topado con infinidad de gurús del desarrollo personal, gente cercana y conocidos, que me han comentado en reiteradas ocasiones que el optimismo siempre debe de prevalecer en nuestras vidas, que hay que incluso “forzar la sonrisa ya que está comprobado que eso mejora nuestro estado de ánimo”, pero en mi visión particular de las cosas yo no lo veo así.

Para mí tratar con tanto ahínco el ser positivos y alegres en toda nuestra vida es contraproducente. No debemos de luchar contra nuestra naturaleza solo porque la ola “New Age” así lo demanda.

Todas nuestras emociones tienen una razón de ser y ayudan a equilibran nuestro organismo. La tristeza ayuda para poder superar momentos complicados, digerirlos, y seguir adelante. El enojo sirve para demostrar nuestra frustración frente a situaciones inaceptables para nosotros, o que nos superan, y da paso para luego tener momentos de paz. El miedo ayuda para alertarnos ante situaciones potencialmente peligrosas para nuestra supervivencia (o para el hombre de las cavernas y que luego no es del todo efectivo para nuestra vida actual, pero luego habrá tiempo para escribir al respecto) y ello puede dar paso a la tranquilidad e incluso a la alegría.

Con todo lo anterior, podemos apreciar claramente que todas las emociones son complementarias, y que no existe una sin la otra. Sin la alegría no existiría la tristeza, sin el enojo no existiría el miedo, y así sucesivamente.

Abracemos y aceptemos cada una de ellas y no tratemos de acortar su proceso natural, dejémoslas ser. Si te sientes deprimido, no busques “métodos para combatir la depresión”, ni fuerces el optimismo con ejemplos como el que mencione al principio del texto, no, ahonda en el sentimiento mismo, fluye con la emoción, aprende de ella y naturalmente en unos días estarás experimentando otra (ojo: evidentemente esto no aplica para todos los casos, si eres una persona con tendencias depresivas, de irascibilidad, etc. deberías de ver a un especialista).

En fin, era algo que tenía muy presente en mi mente y quería compartirlo, ya que creo firmemente que aunque nuestra conocida “era del conocimiento”, es fantástica en infinidad de cuestiones, también sirve desafortunadamente para educar de forma incorrecta a la gente con el propósito de que unos cuantos vendan más. Y piensa en lo siguiente: ¿que vende más, que la gente pueda autogestionar las emociones, o que les digas que con tus cursos, seminarios, libros, etc. podrán alcanzar un nivel en su vida en el que siempre estén a tope de energía y positivos?

Quiero estar al día de todas las novedades del blog.






 

Facebook

Facebook
Instagram
LinkedIn

RSS
Google+