Los jóvenes de hoy en día son un desastre…Aunque quizás no tanto.

Facebook

Facebook
Instagram
LinkedIn

RSS
Google+

Solemos decir que los jóvenes de hoy son peores que los de antes, pero quizás haya cosas que rescatar como una mayor conciencia social y una libertad envidiable para muchos de generaciones pasadas.

Seguramente haz tenido la desagradable situación de tener que lidiar con un primo/sobrino/hermano, que usa drogas, que toma mucho que anda descontrolado, y le  han soltado frases del estilo “este niño no tiene futuro”, “si sigue así acabara vagabundo o en la cárcel”, “en mi época era muy mal visto eso”, etc.

Aunque si es verdad que no podemos tolerar ciertos excesos ya que pueden poner en riesgo el futuro de los jóvenes, al mismo tiempo tenemos que comprenderlos y soltarlos de cierta forma. Me juego mi mismísimo iphone 7 que muchos adultos reprenden a sus hijos de forma exagerada porque de forma inconsciente les tienen envidia de lo que no tuvieron en su juventud: una libertad para hacer y deshacer como nunca antes en la historia.

Además está comprobado mil y un veces que mientras más trates de controlar a alguien peor te va a terminar saliendo, y para ejemplo el siguiente caso de un amigo mío:

Chuchito era un joven muy sano, inocente y que convivía mucho con los vecinos de la residencial pero para sorpresa de muchos su mamá no lo dejaba salir tarde y no lo dejaba tomar, ni salir al antro. Unos cuantos años después cuando se convirtió en mayor de edad dio un giro no de 180 sino de 360 grados. Todos los días se la pasaba tomando y empezó a probar todo tipo de drogas hasta que se convirtió en parte de su rutina (LSD, marihuana, hongos, etc). Sus padres lo aconsejaban de vez en cuando pero en ese momento era demasiado tarde, habían creado a un joven con ganas de inhalarse el mundo de un porrazo.

Y bueno dejando de lado los excesos y la libertad, los jóvenes de hoy tienen una conciencia social bastante desarrollada, fruto en gran medida de la sociedad híper conectada en la que vivimos. Bien dicen que “el que conoce le resulta más difícil mirar hacia el otro lado”.

He visto muchos casos muy destacados de jóvenes que se organizan para luchar por sus ideales incluidos el calentamiento global, la explotación de niños para la industria de la moda, la inclusión de nueva competencia para la transportación urbana, igualdad de derechos, etc.

Y eso me parece muy loable, ya que nos acerca a ser lo que deberíamos de aspirar como sociedad en el día de mañana: una sociedad justa que tenga una conciencia global y que busque el bien común por encima del comercial.

Dejemos a nuestros jóvenes ser, e instruirlos cuando se salgan completamente del carril, ya que ellos forman parte de una generación “sui generis”, una generación que por su contexto puede llegar a ser una gran respuesta para los problemas que seguimos anclando los adultos del presente.

Facebook

Facebook
Instagram
LinkedIn

RSS
Google+