Repercusiones de un mundo con hype sobre el emprendimiento.

Facebook

Facebook
Instagram
LinkedIn

RSS
Google+

En los últimos años el hype sobre el emprendimiento es tal, que está quebrando muchos sueños y vidas en lugar de impulsarlos.

Desde hace unos pocos años el emprendimiento se nos está vendiendo como el santo grial para sanear muchos problemas que nos aquejan. “¿Odias tu trabajo?” Emprende, “¿No quieres estudiar?” Emprende,” ¿Tienes dinero y no sabes qué hacer con él?” Emprende, y ya ni hablemos del hype que se palpita en cualquier esfera: redes sociales, publicidad, sector gobierno, etc., y francamente desde mi punto de vista está mal enfocado.

Ojo, no estoy diciendo que todo el mundo lo aborde de esa manera, a lo que me refiero es que toda esa burbuja, ese “hype” del emprendimiento de los que así lo manejan han hecho que se llegue a niveles insostenibles  ya no en el largo plazo, sino en el futuro inmediato. Estudiantes hipotecando su futuro por poner un negocio, gente que apenas puede sanear sus gastos pidiendo préstamos a tarifas inhumanas solo para poder abrir su negocio y esperar suerte, personas que se metieron tan de lleno al mundo de las apps que continúan con proyectos francamente malos y que no escuchan a nadie cuando claramente van al precipicio, jóvenes que buscan financiaciones millonarias y ni siquiera alcanzan a cubrir una tercera parte de la inversión inicial, personas que piden financiación sin esperar dar ni siquiera un 25% de la participación de la empresa, etcétera, etcétera.

Pero no te atrevas a decirles ni una palabra porque casi te quieren volar la cabeza y decirte que su idea es única, que va a revolucionar el mercado y que van a hacer exitosos/millonarios. Pero simplemente por puras matemáticas las cuentas no salen. Si cientos están tratando de abrir empresas casados con su “idea platónica”, con financiaciones fortísimas, y 8 de cada 10 empresas en México fracasan en los primeros 2 años de vida, incluso en un escenario conservador en que la mitad de ellas logren el éxito las restantes estarán a punto de quebrar o quebradas, estarán pagando la deuda de la deuda para seguir a flote, ya no como empresa sino personalmente, y contaminarán a todo el mundo de que emprender es imposible. Emprender es imposible si te crees más listo que el mercado y no analizas.

“Emprender es imposible si te crees más listo que el mercado y no analizas”.

Por favor, dejemos ya ese “hype” con el emprendimiento porque está trayendo el mismo daño que los libros de mejora personal con inspiración norteamericana estilo “El Secreto”: las personas no están mejorando, solo se están frustrando más y se están quedando confundidas.

Sí, emprender es buenísimo para cualquier economía, acelera el crecimiento y genera empleos pero emprender a cualquier precio no vale la pena. Por supuesto que recomiendo el emprendimiento pero para mí tendría que cubrirse ciertos parámetros:

  1. Tener como mínimo el 33.3% del capital inicial (una tercera parte).
  2. Idealmente tener todo el capital para constituirte aunque eso implique ahorrar más años o buscar más socios o vender tu coche y/o cosas que no son indispensables.
  3. Emprender primero a nivel micro y luego en macro.
  4. Cualquiera que sea el giro del negocio tener conocimientos de marketing, ventas, finanzas, diseño.
  5. Estar dispuesto a sacrificar el tiempo que sea necesario incluso a expensas de tu sueño, familia, círculo social.
  6. Gastar solo en lo mínimo necesario dos año antes de abrir tu negocio independientemente de si ya cuentes con el capital (esto no sólo es por arrojar  un número al aire, viene respaldado ya que si logras tener éxito generalmente es hasta tercer año que se logra alcanzar la rentabilidad y la empresa comienza a estabilizarse. Si no tenías el dinero suficiente te dará un buen empujón para la apertura y te dará una idea de cómo será vivir unos años en los que la empresa no deje nada).
  7. Dejar de pensar en la “big idea”, casi todo ya está inventado, resuelve una necesidad.
  8. Haz una investigación de mercado aunque sea costosa, tu futuro te lo agradecerá.
  9. No tienes que ser el gran experto, si tienes un MVP ya tienes el 50% ganado.
  10. Si lo analizas y no te convence la idea, no sigas adelante. Es fácil seguir adelante con aquello que le pusimos tiempo y atención, ya que invertimos emocionalmente.

En fin, la realidad es que este tema da para mucho que hablar, y aunque puede que no lo parezca pero soy un creyente de que el emprendimiento da muchísimas ventajas y resulta un gran aliado para un país y da muchas satisfacciones a nivel personal, simplemente es cuestión de hacerlo bien y dejar el “hype” del emprendimiento, para que los sueños y objetivos de muchos si se lleguen a alcanzar.

Facebook

Facebook
Instagram
LinkedIn

RSS
Google+