Austria: la naturaleza y lo antiguo conviven en armonía.

Facebook

Facebook
Instagram
LinkedIn

RSS
Google+

Austria es un país inigualable, con colinas y montañas que la rodean por doquier, impresionantes paisajes, gastronomía rica y casas antiguas hechas de madera hacen que te transportes a otra dimensión.

Antes de llegar a Austria debo confesar que la infravaloraba, la consideraba tontamente una copia de menor calidad de Alemania, pero nada más lejos de la realidad, Austria me capturo completamente desde el momento que pise un pie en sus tierras.

Austria tiene todo lo que le puedes pedir a un país, primero que nada tiene paisajes impresionantes con kilómetros y kilómetros de colinas, bosques, cordilleras montañosas, que te hacen una invitación clara a que te adentres a ellos (No por nada Austria ha sido seleccionada innumerables veces como sede de los juegos olímpicos de invierno). Encontrarás sin ningún tipo de esfuerzo postales y fotos panorámicas dignas de cualquier instagrammer de viajes.

También Austria tiene una gastronomía muy característica, similar a la Alemana que su base son los embutidos y las carnes (en gran parte por sus crudos inviernos que hacen necesario que el cuerpo busque grandes reservas de energía y logre aguantar por períodos de tiempo largos), en definitiva se podría considerar como una alimentación “pesada”, pero vale la pena hacer el experimento, ya que la preparación y todo lo que envuelven sus platillos hacen que estos sepan de forma exquisita. Y bueno afortunadamente para los que no se animen a lo anterior siempre quedarán los “struddels”, los chocolates y las “biers” o cervezas 😉

Aunado a lo anterior algo muy característico de Austria son las casas que sin intención decoran toda la región con un toque natural y bello. Al ser hechas de maderas, rememoran los tiempos de la edad media. En definitiva vale la pena el mero hecho de pasar por las calles, detenerse unos minutos a contemplar las casas, y tratar de capturarlas en nuestras pupilas el mayor tiempo posible, ya que solo Alemania le hace un  poco de competencia en ese apartado.

Austria me recuerda mucho a como me imaginaba de pequeño que era el sitio del libro de Hansel y Grettel, un lugar tan diferente a lo que acostumbramos hoy en día lleno de naturaleza, vegetación, montañas, cordilleras, que te transporta a otra dimensión y que te da ganas de quedarte muchísimo tiempo más.

 

Resulta irónico el hecho de que mientras más avanzamos en la tecnología y con ello nuestras ciudades, en lugar de quedar encantados con todo ello (aunque una parte de nosotros si nos agrada la idea del progresismo) añoramos más que nunca la vida del pasado, aquellos días en los que la simplicidad de la vida la hacía maravillosa y nos hacía ver el mundo con otros ojos.

Creo que no hace falta que te diga más de Austria, ha quedado evidente que es uno de los países más maravillosos que te he tenido el privilegio de visitar en toda mi vida, y sin duda entra en mi top 3.

Quiero estar al día de todas las novedades del blog.






Facebook

Facebook
Instagram
LinkedIn

RSS
Google+