Bélgica: cosmopolita, elegante y muchos postres.

Facebook

Facebook
Instagram
LinkedIn

RSS
Google+

Bélgica la tierra de los waffles y de inigualables paisajes y edificios entre muchas cosas más.

Al llegar a Bélgica quedas eclipsado por su belleza arquitectónica, lo cercano y campirano de este país, prácticamente los paisajes bien podrían ser calcados de un típico cuento infantil de Disney, lo que lo dota de una experiencia y estilo que podríamos decir hasta mágico.

El atomium es una parada obligatoria, ya que es uno de los máximos exponentes del país. Creado originalmente a principios del siglo XX muestra una serie de átomos entrelazados pero de gigantes proporciones que dan la posibilidad de conseguir fotos de postal. Así mismo, el “manneken pis” que es una fuente con figura infantil completamente desnuda que asemeja que esta orinando y que causa gran orgullo entre el pueblo belga (no tengo idea de por que jaja) ya que en cualquier esquina de Bélgica puedes encontrarlo tanto en tiendas de regalos, recuerdos y waffles. Y ya que empecé a hablar de los waffles (gofres llamados ahí), son deliciosos, literal los mejores waffles que he tenido el privilegio de probar en mi vida: vienen con fresa, nutella, chocolate, vainilla; Se me hace agua la boca solo de comentarlo.

La comida típica que se maneja es muy parecida a la alemana por la cercanía, las carnes, embutidos y cervezas nunca defraudan en los bares y restaurantes en los alrededores (en mi humilde opinión considero su cerveza como uno de las tres mejores de Europa, por debajo de la alemana y la española).

 Te recomiendo leer:

Miami: el lugar donde el shopping, la playa y la fiesta se cruzan.
Las Vegas: la cuidad del pecado se reinventa de la mejor manera.

Debido a que fui en época de invierno hacía un frío intenso que calaba hasta los huesos, ya que se conjuntaban tanto la lluvia con el viento y las bajas temperaturas. Si eres aventurero y los climas inesperados no te intimidan puedes irte en invierno y disfrutar de una experiencia única al pedir un chocolate caliente en compañía de unos waffles derretidos y el humo saliendo por tu boca simulando una calada de un cigarro.

En fin, Bélgica es un país mágico, que te permite disfrutar de una experiencia encantadora e intensa por doquier, te atrapara con su conjunción de arquitectura, comida, paisajes, etc. Ni siquiera hace falta pensarlo, si llegas a tener la oportunidad de viajar a Europa Bélgica tiene que estar sí o sí entre tu recorrido europeo. Contados sólo con los dedos de una mano, los países europeos que se asemejan en magnificencia a este hermoso país.

¿Entra Bélgica dentro de las ciudades que planeas visitar? ¿te hice cambiar de opinión respecto a este país? ¿te gusto la recomendación de esta semana?, coméntame todo eso y más aquí abajito en los comentarios 🙂

Quiero estar al día de todas las novedades del blog.






 

Facebook

Facebook
Instagram
LinkedIn

RSS
Google+