Londres: la utopía de la cuidad perfecta existe.

Facebook

Facebook
Instagram
LinkedIn

RSS
Google+

En Londres, el glamour, las artes, la cultura, el lujo y los espectáculos, van de la mano para ofrecerte experiencias únicas e irrepetibles.

Londres es una ciudad que te dejara boquiabierto desde que empiezas a recorrer sus calles. Es de las pocas ciudades en el mundo que son incluso más increíbles en la vida real que en las películas.

Para los que estén familiarizados y para los que no con Las Vegas Strip, la Quinta Avenida de Nueva York y la Gran Vía de Madrid, tienen que hacer una parada obligada en el Trafalgar Square. Es una mezcla de todas ellas, sumándoles un toque inglés de clase y glamour que la hacen divertida y envidiable por igual. En ella se concentran las tiendas más populares y transitadas de Londres, sumado a muchas pantallas gigantes con publicidad y alguno que otro comercio local que es capaz de sorprenderte gratamente, ya sea con su delicioso té o con algún restaurante de “fish and chips” que es un “must” en Londres, y sin olvidar una buena cerveza (Carlsberg suele ser mi elección).

Y bueno para los que los que sueñan en grande, para los que gustan conocer por curiosidad o simplemente para los que tienen una gran cartera, el barrio de Chelsea es para ustedes. Chelsea es el barrio más lujoso, exclusivo y glamouroso de todo Londres, “millionaire material” como dirían las chicas londinenses jaja, y en él pueden presenciar casas bellísimas, exclusivos lugares de relajación como lounge bars y teterías, y las discotecas más exclusivas de Londres. Me atrevería a decir que no hay lugar en el mundo en el que convivan como en Chelsea tanto el tradicionalismo como los excesos  (si no has visto la serie Made in Chelsea hazte un favor y vela, es sobre jóvenes millonarios en sus 20´s de este barrio).

Lo más impresionante de Londres (al menos para mí), es la inmensidad de la cuidad. He tenido el gran placer de haber ido dos veces y ¡todavía no conozco ni la mitad de la cuidad!. Es verdaderamente grande, es tan pero tan grande que si quieres ser tacaño y no pagar por el metro y simplemente caminar de un lado de la cuidad al otro, tardarías sin ningún problema del amanecer al ocaso. Son tantas horas que nadie suele hacerlo, y se acostumbran a las complicadas líneas de metro de toda la cuidad (Si nunca has ido en metro te recomiendo encarecidamente que visites otra cuidad europea antes de esta, porque de lo contrario no vas a llegar a tu destino, es realmente complicado entenderle si no tienes práctica, hablo concretamente de líneas de metro europeas que suelen cambiar los sentidos, y los nombres son algo confusos en ocasiones).

Aunado a lo anterior está el hecho no menos significativo, que Londres tiene todo lo que un amante de las artes y la cultura anhela en su cuidad, librerías con estantes infinitos, museos de arte contemporáneo, museo antropológicos, de historia, de ciencia, obras de teatro, “gigs” (termino ingles referido a los conciertos locales en los que suele haber más cercanía con el artista), galerías, etcétera, etcétera.

Y por último para los amantes del tenis (que suelen ser pocos pero los hay  por ahí), se ofrecen dos eventos de talla mundial y los más atractivos del año para el circuito profesional de tenis: el ATP World Tour Finals y Wimbledon. En el primero, las ocho mejores raquetas del planeta (Federer, Nadal, Djokovic, etc.) se enfrentan entre ellos en un torneo de pista cubierta y con un ambiente inigualable y electrizante en la bonita O2 Arena. En el segundo, juegan en el torneo de tenis más antiguo de todo el planeta con una ambientación que hace alusión a las tradiciones más exquisitas de este deporte: cancha de pasto, sin publicidad en las camisetas, el mejor del mundo comienza el torneo, publico muy respetuoso y justo en los juegos, todos usan el color blanco (de ahí que se le diga el deporte blanco).

En fin, de verdad que por primera vez en mi blog no tengo palabras para describir lo fascinante, diferente, especial, enriquecedora y brutalmente visual que es esta bellísima cuidad de Londres. Si hipotéticamente me preguntaras sobre las dos ciudades que tienes que ver si o si en Europa en el caso de que solo pudieras ir pocos días, te diría que París y Londres, son por mucho las que ofrecen lo mejor de este hermoso continente.

Así que ya sabes, ponte a ahorrar de una vez para que Londres forme parte de las postales inmortales de tu mente, y luego me das las gracias 😉

 

Facebook

Facebook
Instagram
LinkedIn

RSS
Google+